Logo BID
  • Historias
  • Participación Ciudadana
30 Oct 2015

Y seguimos votando por “El menos malo”, por ¿cuánto más?

Felipe Álvarez | lfalvarez
Artesano de Software en la Fundación Ciudadano Inteligente

El pasado 15 de Octubre fuimos a marchar por las calles de Santiago de Chile para apoyar las demandas estudiantiles, allí aprovechamos de hacer algunas preguntas a los asistentes relacionadas a participación electoral y ciudadana.

Recibimos muchas respuestas, pero donde casi todas convergen es en el cuestionamiento a la  calidad de los candidatos y donde se remarca la creciente desconfianza en la clase política.

Por otro lado, el fin de semana recién pasado acompañamos a dos organizaciones amigas en las elecciones generales de sus respectivos países, en Guatemala a Red Ciudadana y en Argentina a Yo Quiero Saber. Estas experiencias mezcladas con la realidad chilena, nos ayudan a crear un imaginario de lo que ocurre en nuestro continente y crear propuestas para fortalecer nuestra ciudadanía.

En Guatemala: Pura esperanza.

Durante la primera vuelta de las elecciones presidenciales, la participación (voluntaria) fue de un 71% y en segunda vuelta salió electo un candidato con poca experiencia política (Jimmy Morales) quien con una amplia ventaja derrotó a la representante de la antigua clase política (Sandra Torres).

En base al resultado de la elección sumado con las protestas de mediados de año podemos decir con bastante seguridad que la ciudadanía está castigando de manera pacífica a la clase política, pero que no ha perdido la fé en las vías institucionales para hacer cambios.

Guatemala está viviendo una primavera de civismo y es que ya están cosechando sus primeros logros, entre los que podemos contar la destitución del ex presidente. Sin embargo, el reto más importante es la reforma del sistema político y el rearme de la sociedad civil que históricamente se ha caracterizado por actuar como meros observadores.

En Argentina: ¿Cambios en el timón?

Argentina tiene una historia muy dispar al compararla con el resto de latinoamérica cuando hablamos de conciencia ciudadana al estar plagada de movimientos reivindicatorios.

Como resultado de la recién terminada primera vuelta de la  elección presidencial tenemos a los representantes de la derecha (Macri) y el continuismo (Scioli).  A simple vista Macri es quien tiene mayores posibilidades de llegar a la Casa Rosada. Sin embargo, lo que nos interesa es entender qué está ocurriendo con muchos movimientos sociales que durante la era Kirchner fueron más cercanos al oficialismo.

Los dos candidatos que pasaron a segunda vuelta representan al status quo y la pregunta que nos queda es ¿Qué está ocurriendo con la ciudadanía que está bien organizada y politizada? y ¿Qué pasará a futuro?

En Chile: Seguimos avanzando.

Durante los últimos años los movimientos sociales chilenos han crecido y han ido fortaleciendo su capacidad para incidir. A pesar de que la conciencia social se ha ido incrementando, la participación electoral no ha hecho otra cosa si no disminuir desde 1990. Entre las razones para este mejoramiento de la participación ciudadana es un creciente fortalecimiento del entramado social y de movimientos sociales exitosos durante los últimos años. Por otro lado, tenemos que la clase política chilena no ha sido capaz de representar a cabalidad las demandas sociales.

Al buscar patrones que unan estas tres realidades nos encontramos con ciudadanías fuertes y que obtienen logros concretos pero que siguen votando por ‘El menos malo’, y es que nuestros candidatos y sus partidos aún provienen del status quo y también gran parte de sus agendas sin incorporar consistentemente demandas sociales.

Desde Ciudadano Inteligente creemos que nuestras sociedades civiles organizadas caminan para ser más fuertes y más incidentes. Esto es muy bueno para nuestros países porque es lo que permite una distribución del poder desde los pocos hasta los muchos. Para nosotros las épocas electorales son especialmente sensibles para la sociedad y creemos que son el espacio más propicio para la creación de patrones de comportamiento en cuanto a lo cívico.  Es por eso que estamos enfocando algunas de nuestras herramientas en la creación y fortalecimiento de estos patrones en épocas electorales, más específicamente VotaInteligente, plataforma que nos ha ayudado a transparentar posiciones políticas de candidatos y al mismo tiempo promover el voto informado. Esto último ha permitido posicionar a VotaInteligente como una herramienta que viene a contribuir a los proceso de formación cívica, tema que reúne a gran parte de nuestra comunidad latinoamericana.

 

Nota:

En Guatemala trabajamos con Red Ciudadana en el proyecto CandiDatos.gt y en Argentina con YoQuieroSaber en YoQuieroSaber.org.

Logo yoGobierno