Logo BID
  • Historias
  • Participación Ciudadana
14 Oct 2016

Un #Plebiscitodigital para los colombianos.-Resultados-

Felipe Alvarez | @feanalvarez
CIO Tramites Del Estado

Un Plebiscito digital para los colombianos. #PlebiscitoDigital

Acerca de nuestro primer piloto en Colombia para aquellos que encuentran sus derechos políticos socavados en un momento histórico, y lo que encontramos mientras lo hace.

Como organización hemos nacido con un don para la exploración de los límites de lo que puede hacerse a través de la acción colectiva. A veces al encontramos, tenemos que preguntarnos si esos límites tienen sentido con nuestra filosofía o no. Acá les revelaremos los límites que hemos encontrado mientras trabajábamos sobre esta importante decisión histórica de Colombia. El 2 de octubre el pueblo de Colombia votaría un referendo (un mecanismo de participación ciudadana) para aceptar o rechazar la Paz. Los acuerdos alcanzados por el Gobierno y las Farc, para poner fin al conflicto armado después de ser la guerra civil más larga del continente. Como todos sabemos, el 50,25% de los votantes dijeron NO, de tan solo el 38% de ciudadanos habilitados para votar. Se encontró que en el referendo oficial, el 90% de toda la comunidad fuera del país no se tuvo en cuenta para la toma de esta gran decisión debido a problemas logísticos. Colombia es uno de los países en el mundo con más ciudadanos que viven en el extranjero. Datos oficiales muestran alrededor de 6 millones. Entre ellos sólo un 10% está registrado para votar, no porque los ciudadanos lo desearan sino porque le salía costoso al gobierno permitir nuevas inscripciones con tan poco tiempo por delante. Un problema técnico de este tamaño e impacto es ante todo un problema político. El gobierno decidió que no abriría inscripciones de documentos de identificación, ignorando el derecho a votar de los ciudadanos. ¿Loco? Sí. Aún más loco si se tiene en cuenta que el gobierno quería que la gente votara! Las estadísticas muestran ahora que los pocos extranjeros que tuvieron la oportunidad, votaron por el sí. Una conclusión preliminar es que el gobierno cometió un gran error. Vimos esto con antelación y con un número de organizaciones de la sociedad civil en Colombia (#REDmocracia.org, ARCEX “Colombianos en el exterior”, Colombia es cultura, Migras, Juventudes ASI, ACEREX, BrigadaDigital, Colombianos verracos en Chile, ElectoLAB, El Avispero, SeamOS, Partners For Startups) lanzamos www.plebiscitodigital.co para los colombianos principalmente en el exterior, para emitir votos simbólicos y dejar saber que esta población también se preocupa por eventos tan importantes y que su Gobierno se entere que esto no puede volver a ocurrir. Esta experiencia es el primer piloto de nuestra plataforma para la gobernabilidad y la toma de decisiones que usa como una tecnología llamada #Blockchain, con componentes de deliberación, delegación de votos, elaboración de propuestas y una gran opción de personalizar ajustada a cada decisión. Los resultados son excepcionales. Tras observar las reacciones de ira y perplejidad que se asemejan significativamente al drama post-Brexit, queremos compartir con ustedes nuestros resultados preliminares y descubrir tres limitantes principales que queremos discutir:

La soberanía es compartida por igual.

Aunque es tentador decir ahora que algunos grupos tienen más derecho que otros a la hora de tomar una decisión -como algunos lo están haciendo ver después de que las regiones más afectadas por la guerra votaron por la paz- la verdad es que en una democracia todos los votos pesan lo mismo. Esto es cierto también para el sorprendente gran número de colombianos en el exterior que tienen barreras para poder participar en la toma de decisiones de su país.

Alrededor de 7.000 personas nos contactaron en tan sólo cinco días después de que las noticias sobre el Referéndum Digital se publicaran, preguntando cómo participar. Durante el referéndum contactamos a colombianos en 76 países diferentes. Las tasas de abstinencia fueron muy altas, pero se desconoce aún si el número de personas que realmente querían votar y no podían hacerlo es alto. Piense en la cantidad de ciudadanos en el extranjero que abandonaron el país a causa del conflicto y la forma en que se quedaron fuera de esta decisión. En la era digital, las diásporas están propensas a seguir creciendo como los costos de migración tienden a bajar y las oportunidades a florecer más allá de las fronteras de las naciones-Estados. Embajadas y consulados suelen tener presencia sólo en la capital de un país determinado (si hay alguna presencia en absoluto). La mayoría de los ciudadanos pierden su derecho a votar una vez en el extranjero. ¿Cómo la democracia moderna va a reconocer este problema en el siglo 21?
Las opciones frente a intenciones. Tenemos que permitir que la gente participe más a menudo y durante todo el proceso de toma de decisiones si queremos legitimidad verdadera. Pidiendo “sí” o “no” a 52 años de negociaciones parece un poco desproporcionado y hace que sea muy difícil conocer las razones por las que la gente dice “sí” o “no”. El último objetivo de la democracia debe ser llegar a un punto que apunte a dos cosas fundamentales:La mayor legitimidad en términos de garantizar la participación plena de la circunscripción involucrada. El mejor resultado posible en la decisión colectiva que se está tomando, ya sea en términos de resultados financieros de tal decisión en manos de organizaciones con fines de lucro, o criterios políticos interesantes capturados por la inteligencia colectiva respecto a las cuestiones sociales. Para ello, la ventaja de hacer democracia en un formato digital significa que no debemos limitarnos a repetir simplemente lo que sólo es posible con la tecnología del pasado, sino más bien utilizar el nuevo medio para llevar la democracia a nuevas alturas.

Con el #Plebiscitodigital, probamos por primera vez lo que comúnmente se conoce como democracia líquida. En lugar de dar a un votante la opción binaria de elegir una de las dos, cada votante tenía 100 votos asignados para ser votados como deseen en cada uno de las 7 decisiones abiertas de nuestra consulta. Los votos funcionan con en el mismo sistema de fichas, que también puede ser delegada a otros usuarios en función de ciertos criterios. Somos conscientes de que este modelo de democracia aún tiene grandes desafíos en relación con la experiencia del usuario con el fin de facilitar que la carga de trabajo cognitivo del conteo de votos fuera manejada como fichas de la manera más simple posible. Durante esta experiencia, sólo vimos que el 1,3% de los votos fue delegado y en promedio cada usuario asignó 10 votos por tema.  También nos enfrentamos a desafíos técnicos teniendo en cuenta que es la versión 0.01 de un nuevo software que estamos trabajando de forma regular. Sin embargo, esta experiencia nos ofreció una gran comprensión sobre cómo pulir la experiencia de usuario y el rendimiento general de la aplicación para ofrecer una democracia más sólida e inteligente. Construir infraestructura electoral de matices, no de polarización. La mitad de los votantes dijo que sí, la otra mitad dijo que no. Entre ellas hay una pared sólida porque nada más se ajusta entre un universo de dos opciones opositoras. Ya que era un experimento no vinculante, se permitieron los matices de votos: la gente podía votar y hacer comentarios sobre cada parte del acuerdo para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera por separado. ¡Los resultados son sorprendentes!.  

A pesar de que nuestro mensaje se extendió sobre todo en las redes sociales de las personas más cercanas al “sí” y el 89% votó en consecuencia, se observó una gran “no” en uno de los acuerdos: el de permitir la participación política de las FARC en el poder legislativo.

Eso nos da una idea de cómo hubiese sido más enriquecedor el fomento de una mayor participación durante las negociaciones, al igual que todas las partes interesadas en discutir las variables propuestas para que fueran incluidas – no sólo el gobierno y la guerrilla -. Al final, no es tan importante lo que nos muestran los resultados si no que un proceso de toma de decisiones menos polarizado nos ayudara a evitar la rabia y las supersticiones que vienen cuando la gente trata de leer un gráfico que dice que algunas regiones votaron a favor de, y en algunas regiones votaron en contra de algo. Las reacciones de ira y perplejidad tanto del post-Brexit y post-Colombia muestran cómo las personas estaban ignorantes de lo que otros estaban pensando y sintiendo. Va a ser difícil de superar estas limitaciones, si insistimos en una infraestructura y una cultura de participación en la política que permita solamente un voto binario cada cuatro años. La polarización, la apatía y la impotencia son los resultados de una democracia en la que la soberanía se reduce a un papel en una urna.

REDmocracia.org

Las RED en la actualidad recibe una gran cantidad de ENERGÍA, energía canalizada y representada en #LIKES o #TWEETS. Los últimos 5 años grandes movilizaciones sociales en Colombia y el mundo se han originado gracias a la RED (#ParoAgrario #MarchaDeLaFamilia #AcuerdoYA).

Si canalizamos esa energía en tecnologías orientadas a mejorar la participación en democracia, la influencia de lo digital en el #Posconflicto, le permitirá a ciudadanos en el sector rural, urbano, comunidad de colombianos residentes en el exterior y al estado colombiano dar respuesta a la palabra más pronunciada en el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera “Participación”.

Resultado final del #PlebiscitoDigitalDemocracy Earth Foundation

Descargar Informe Completo

Logo yoGobierno