Logo BID
  • Historias
  • Datos para el desarrollo
28 Feb 2015

Tres cosas que aprendí sobre tecnología cívica en el Día de Datos Abiertos

Mariana Leytón

Día de Datos Abiertos
Read it in English.

 

Participé del Día de Datos Abiertos en Washington, DC en un evento de dos días organizado por un grupo de hackers cívicos que trabajan en temas de gobierno abierto, datos abiertos y tecnología cívica en Washington, DC: Joshua Tauberer, Eric Mill, Sam Lee, Katherine Townsend, junto a una contraparte en el Banco Mundial, Julia Bezgacheva, quien trabaja como científica de datos y especialista en datos abiertos. Aprendí tres cosas clave en estos días, que ahora comparto con ustedes. 

1. El mundo de los datos no es tan oscuro como parece.

Debo admitir que en determinado momento pensar en datos, estadística y programas demasiado “técnicos” me sonaba a algo que “no era para mí” porque era muy difícil de aprender. Sin embargo, me fui dando cuenta que la magia del internet está en que a la gente le gusta compartir todo tipo de conocimiento. Siempre que estés dispuesto a buscar la información, habrá gente dispuesta a compartir lo que sabe, o sea que no hay por qué pensar que el tema de los datos no se puede aprender.

En un primer taller, Eric Mill nos explicó los conceptos básicos para usar un API. Con la idea de poner manos a la obra, todos los participantes entraron al URL bit.ly/intro-to-apis, en el que se describe la información necesaria para participar de las actividades. Nos invitaron a descargar una extensión de JSON para poder ver datos en este formato directamente desde el buscador. Luego de eso, nos mostró cómo funciona la API creada por Sunlight Foundation para ver y usar datos de representantes del Congreso de EEUU. Después, Aaron Schumacher nos explicó de qué se trata la ciencia de los datos en una presentación ingeniosamente llamada “La Ciencia de los Datos no es Magia” (Data Science isn’t Magic) y nos mostró cómo utilizar RStudio para descargar, procesar, analizar y visualizar datos desde una computadora en la nube.

Obviamente no me volví una experta con estos talleres, pero me ayudaron a entender que no estamos hablando de tecnologías o procesos inaccesibles cuando hablamos de datos abiertos y sus muchos usos.

2. Para ser un buen hacker cívico, hay que involucrarse y colaborar.

Durante la tarde del viernes nos separamos en grupos para tocar temas específicos a más profundidad. Me uní a una charla con Matt Bailey de Code for DC, en la que nos explicó cómo funciona una organización como esta, y cómo organizan hackatones y llevan a cabo proyectos. Nos contó que mucho de su éxito se basa en la idea que a la gente le gusta involucrarse con lo local — la gente que participa en los proyectos de Code for DC están felices de poder desarrollar ideas que ayudan a sus comunidades y mejoran sus propias vidas dentro la ciudad.

Asistí también a un taller con Laurenellen McCann y Jessie Posilkin, llamado “Construye Con, No Para” (Build With, Not For), enfocado en la idea de que si se quiere hacer impacto con aplicaciones cívicas, hay que crearlas en colaboración con la gente experta en el tema y los usuarios objetivo. Para saber qué aplicaciones desarrollar, hay que entender a fondo qué problemas y necesidades existen en las comunidades a las que queremos ayudar. Para esto, nos aconsejaron identificar e involucrarnos desde un principio con organizaciones que conocen y trabajan un tema específico, trabajar con ellos, y a partir de eso ofrecer ideas.

3. Trabajar en comunidad es la clave.

Como era la idea de un Día de Datos Abiertos global, el evento estaba abierto a todos los interesados. Asistieron programadores, diseñadores, comunicadores, expertos en temas de desarrollo, educación, transparencia, especialistas de datos, periodistas y más. Lo que todos tenían en común era el convencimiento de que aprender a trabajar con datos abiertos sería útil y podría tener impacto. Lo que todos salimos aprendiendo es que estar al tanto de lo que hacen otros y colaborar con ellos es clave: armar equipos multidisciplinarios que crucen fronteras organizacionales o sectoriales promueve buenas ideas y proyectos viables. Saber quiénes forman parte de esta comunidad es importante porque nos permite promover colaboraciones estratégicas. Cuando empezamos la hackatón el sábado, los organizadores sabían quiénes estaban ahí y a quiénes les interesaría conocerse para trabajar juntos, no sólo ese día, sino también a la larga.

Hay muchas organizaciones promoviendo el uso de datos abiertos, compartiendo un montón de conocimiento al respecto, y colaborando para crear aplicaciones de estos datos que tengan impacto en nuestra sociedad. Fue muy inspirador ver a parte de esta comunidad reunida y sentir las buenas vibras que hay para seguir con este trabajo.  Desde YoGobierno, seguiremos al tanto de todo lo que vaya pasando este año y esperamos que más y más gente se vaya uniendo.

 

Ver más historias del Día de Datos Abiertos.
Logo yoGobierno