Logo BID
  • Historias
  • Fellowship OEA
23 Ago 2016

Trabajar entre todos ¿es posible?

Luis Cruz | kolocho
Fellow OEA 2016

El concepto, que todavía está en construcción, Gobierno Abierto parte de una idea que permite un trabajo en conjunto entre las organizaciones sociales, las instituciones públicas, empresarios y ciudadanos. Los diferentes sectores se unen a trabajar desde sus esferas particulares con un objetivo común; la prácticas nos ha demostrado que hemos cometido muchos errores en la implementación de este tipo de políticas, acá veremos unas cuantas y una posible solución.

Uno de los primeros errores que se comenten al iniciar este trabajo es que sus participantes no logran identificar el rol desde el que deberían realizar sus actividades. Olvidan que se trata de un trabajo en conjunto en el que todos deben ejecutar sus actividades de forma coordinada; en este caso me gusta usar el ejemplo de una mesa de tres patas, si una de las mismas deja de sostener de nada sirven las otras dos porque se caerá.

Otro error que cometemos es no realizar compromisos multiactores. Solicitan que la otra parte realice ciertas actividades en beneficio de todos pero no hay un compromiso de apoyar o colaborarles. No podemos hablar de Gobierno Abierto si seguimos con está lógica de que las organizaciones sociales sean únicamente unas entidades que hacen propuestas, exigen resultados y evalúan procesos sin colaborar; es decir, hablar de un nuevo concepto pero seguimos realizando prácticas anticuadas.

Se está reduciendo, en especial en latinoamérica, el Gobierno Abierto al acceso a la información olvidando los componentes de participación y colaboración. Sumado esto a lo anterior, únicamente exigen portales de transparencia específicos en el que la responsabilidad total es del Gobierno. ¿Buscamos un gobierno colaborativo o buscamos un gobierno que simplemente dé?

La desconfianza sería el último problema, como Humberto ya nos habló del tema sólo les recordaré lo que él comentaba: “el éxito debe concentrarse en el cumplimiento de expectativas mutuas más que en la solución de problemas tan abrumadores como la corrupción o la desigualdad -misión imposible en el corto plazo”.

Hace un par de lustros, algunas comunidades africanas iniciaron con la filosofía ubuntu que, desde mi perspectiva, es un camino para llegar a un verdadero Gobierno Abierto. Desmond Tutu lo explicó: “Una persona con ubuntu es abierta y está disponible para los demás, respalda a los demás, no se siente amenazado cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está seguro de sí mismo ya que sabe que pertenece a una gran totalidad, que se decrece cuando otras personas son humilladas o menospreciadas, cuando otros son torturados u oprimidos”.

Si comprendemos su significado e iniciamos a practicarlo nos daremos cuenta de que el trabajo colaborativo en beneficio de toda la comunidad es posible y está en nuestras manos mejorar la calidad de vida de todos los miembros de la sociedad, sin importar el rol de servidor público, ciudadano o empresario que estemos desempeñando en un momento específico. Si estamos de acuerdo en el objetivo y todos estamos comprometidos, trabajar entre todos sí es posible.

*Sobre el autor: es participante de la segunda edición del Fellowship OEA de Gobierno Abierto en las Américas. Licenciado en Ciencias Jurídicas con estudios de maestría en Ciencia Política.

*Esta publicación es parte de una serie de historias de la iniciativa Fellowship OEA. Para conocer todas las publicaciones haga clic aquí.

Logo yoGobierno