Logo BID
  • Historias
  • Fellowship OEA
19 Jul 2016

¿Sí se puede?

Román Sugo | @romansu
Estudiante de Ciencia Política

Hace exactamente un año, nuestra organización se propuso evaluar el cumplimiento de las propuestas realizadas por cuatro candidatos a Intendentes en las Elecciones Departamentales uruguayas de mayo de 2015. Para ello, se sistematizaron 120 propuestas en cuatro áreas temáticas centrales en el ejercicio de estos gobiernos, con la intención de evaluar su estado de avance un año después de las asunciones a partir de una metodología, desarrollada específica para este trabajo.

La emisión de los resultados electorales fue acompañada por una campaña de publicación de las propuestas a través de las redes sociales de la organización. El objetivo: visualizar el valor de la herramienta, tanto para que los ciudadanos controlen y exijan a sus gobernantes como para que éstos sean conscientes de la exposición de su trabajo. El cronograma de trabajo implicaba comenzar a gestionar la información y los datos necesarios al menos tres meses antes del lanzamiento de los resultados, así como trasladar parte del equipo a los departamentos analizados y convocar voluntarios para trabajar conjuntamente en la verificación de las propuestas. De esta forma, lograríamos llevar la bandera de la transparencia y la rendición de cuentas a lo más profundo de nuestro país, convirtiéndonos en “pioneros ilustres del gobierno abierto”.

La ingenuidad de nuestro pensamiento culminó en exactamente el mismo momento en que comenzamos a recolectar información. El primer paso de la estrategia consistió en contactarnos con los propios gobiernos, promoviendo la instancia como un genuino momento de participación y transparencia de su gestión. En ese momento nos topamos con nuestro Pensamiento Naif N°1: a todos los gobiernos involucrados les interesa participar y tienen buena disposición para ello. En la realidad, la mitad de los gobiernos que evaluamos nunca respondieron a ninguna de nuestras propuestas de participación, coordinación y/o entrega de información. El resto de ellos sí estuvieron más dispuestos a involucrarse y trabajar en conjunto.

Sin respuestas de las autoridades, comenzamos la búsqueda autónoma de datos e información sobre la gestión de estos gobiernos, llevándonos directamente al Pensamiento Naif N°2: existe amplia y vasta información pública sobre la gestión gubernamental local. En la realidad, nos encontramos con algunas páginas de los gobiernos ejecutivos (Intendentes) muy desactualizados y con prácticamente nula información relevante. Además, algunos de los sitios de los legislativos (Juntas Departamentales) tenían su última actualización hace más de dos años.

Frente a este problema recurrimos a la mejor herramienta de la que podemos disponer: la Ley de Acceso a la Información. A priori era la mejor forma de obtener la información que necesitábamos para poder realizar una mejor evaluación. Sin embargo, caímos en nuestro Pensamiento Naif N°3: los organismos públicos responden en tiempo y forma los pedidos de acceso a la información. En la realidad, los pedidos que realizamos en el mes de mayo aún no fueron respondidos a pesar de que la fecha límite venció hace exactamente 25 días.

Las dificultades de comunicación con los gobiernos, la falta de transparencia activa de ellos y la no respuesta a los pedidos de acceso a la información no impidieron el desarrollo de la herramienta porque la misma está en funcionamiento pero sí perjudicaron uno de nuestros principales objetivos: involucrar a la ciudadanía en los procesos de evaluación. No contar con respuesta de los gobierno ni con información para trabajar hizo que fueran suspendidas las actividades con los ciudadanos de los departamentos, alejándolos del proceso al cual queríamos incorporarlos.

En definitiva, ¿si se puede promover el gobierno abierto a nivel local desde la sociedad civil? Claro que sí. Pero iniciativas de este tipo deben necesariamente tener en cuenta el contexto en el que se va a enmarcar: cuál es el estadio de desarrollo de la información y los datos abiertos, cuál es el conocimiento sobre estos procesos de los funcionarios públicos y cómo es la voluntad política respecto a los mismos.

* Si le interesa consultar los resultados visitar: www.deldichoalhecho.com.uy

Logo yoGobierno