Logo BID
  • Historias
  • Participación Ciudadana
17 Mar 2015

Méxicoleaks: la filtración más poderosa son las ideas

Daniel Carranza



Read it in English.

 

Unos días atrás se lanzó el portal Méxicoleaks, una plataforma que permite a personas de cualquier ámbito filtrar a la prensa documentos que ayuden a investigar delitos de todo tipo como corrupción, apropiación indebida, delitos contra el ambiente, financieros, etc.

La noción de los informantes o “whistleblowers” es más que conocida y en la era de Internet ganó un fuerte empuje no sólo como concepto y potencial, sino en los hechos, gracias a Wikileaks y su mediático líder Julian Assange. El episodio del video “Collateral Murder” y los cables diplomáticos filtrados por Chelsea Manning fueron un sacudón gigante que demostró el valor (o la amenaza, dependiendo de dónde se lo mire) de la figura del informante. Pero no pasó demasiado tiempo antes de otro episodio, que -sin involucrar a Wikileaks- puso a un informante en el centro de la atención mundial. Hablo del caso de Edward Snowden y sus revelaciones sobre los sistemas de espionaje montados por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de los Estados Unidos.

Todos estos episodios han estado rodeados de polémica y Méxicoleaks no ha sido la excepción, aunque lamentablemente mucho del escándalo responde a razones que nada tienen que ver con una filtración. El tema ha sido extensamente cubierto por la prensa por lo que no profundizaremos, aunque sí recomendamos su lectura. En la discusión que se ha dado alrededor de cada uno de estos casos, se enfrentan los bandos (sumamente generalizados, las disculpas del caso) de la transparencia extrema y el secretismo justificado. Los primeros justificando no sólo la idea sino acciones que formalmente pueden ser ilegales y clamando por la adaptación y modernización del sistema legal, los segundos tratando de contener -por vía judicial principalmente- la existencia de este tipo de herramientas.

Pero el bando del secretismo ya perdió la guerra, por más que gane alguna batalla. Las ideas se contagian, igual que un virus. Ese es un poco el concepto detrás de la idea del Meme (que no es un chiste en la web, sino una unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro). Internet es un caldo de cultivo poderosísimo para gérmenes de todo tipo de ideas (y disculpen el embrollo biológico de mezclar víruses y gérmenes). El video a continuación (en inglés) desarrolla un poco ese concepto desde una dimensión diferente (las ideas que se discuten y enfrentan), pero igualmente ilustrativa.

Los portales para obtener filtraciones y proteger informantes están aquí para quedarse. Wikileaks puede caer algún día… perdón, me corrijo… ya ha caído y sido bajado a la fuerza mil veces y la información no sólo fue respaldada de forma descentralizada sino que se aceleró un proceso de reproducción que terminó en muchas instancias de Wikileaks distribuidas por el mundo. Conflictos en el propio equipo de Wikileaks también terminaron fortaleciendo LA IDEA, al generarse un grupo de trabajo independiente que terminó formando GlobaLeaks. Esa fue de hecho, la plataforma sobre la que se creó Méxicoleaks. Y así la historia sigue…

¿Qué rol o postura pueden tener los gobiernos en este tipo de episodios? La resistencia parece ser por ahora la norma. Es entendible sobretodo en países con una fuerte cultura del secreto y es obvio que se generarán resistencias desde ámbitos donde existe corrupción y ven ésto como una amenaza al status quo.

Sin embargo hay otros caminos. Algunos países fortalecen fuertemente el marco normativo de protección de informantes y abrazan esta idea como propia. Convierten al “enemigo” en un aliado, siendo el propio estado quien puede recibir filtraciones e investigar información, en lugar de dejar ese lugar a la prensa y entrar en acción sólo después del escándalo mediático. En el largo plazo, no tengo dudas que será este camino el que predomine. No tanto por una confianza infinita en la humanidad, sino porque las ideas poderosas -como ya dijimos- son capaces de mutar y contagiar a la organización más inmunoresistente.

Logo yoGobierno