Logo BID
  • Historias
  • Redes Sociales
16 Abr 2015

Hombres planteando nuevas masculinidades en redes sociales

Bernardo Ponce



¿Qué retos implica ser hombre hoy? ¿Cómo podemos desafiarnos a nosotros mismos, como
hombres, para desprogramar de nuestras vidas las actitudes machistas, misóginas y homofóbicas? Estas fueron las preguntas que motivaron una iniciativa en redes sociales denominada #dilosiereshombre.

La idea comenzó a tomar forma a fines de 2014. Luego de haber participado de varios talleres sobre “nuevas masculinidades”, me di cuenta que los hombres estamos ante una excelente oportunidad para aportar y reforzar los avances fundamentales que en las últimas décadas se han dado en varios países en materia de equidad de género.  Avances que, sin embargo, han carecido del involucramiento masculino necesario. Es un hecho que los hombres, en muchos casos, seguimos demostrando fuerte resistencia a estos cambios que en última instancia benefician a todos y todas, y nos permiten vivir en una sociedad más justa y menos violenta.

El análisis de todos estos factores me motivó a desarrollar una estrategia de comunicación que logre poner en evidencia el beneficio de ser hombres hoy y estar dispuestos a cambio en nuestras vidas. Me pareció que la estrategia más efectiva sería crear mensajes (consignas) con rostros de hombres. El análisis pasó por el hecho de que las cuestiones referidas a equidad de género siempre han tenido rostro femenino, y me pareció que debíamos poner en evidencia que los hombres también queremos involucrarnos en la reflexión y aportar desde nuestra vivencia masculina.

dilosiereshombre Me concentré entonces en diseñar un mecanismo que nos permita como hombres, jóvenes y adultos, sentirnos interpelados por consignas, frases breves que nos muestren actitudes dañinas naturalizadas, que no percibimos. El hecho de darnos cuenta de que hay un problema de comportamiento (que es imperceptible al estar naturalizado), es ya gran parte de la solución.

Nunca fue el objetivo lograr un cambio de comportamiento inmediato, se trató más bien de diseñar un recurso que permita despertar en los hombres una reflexión, introspección y cuestionamiento personal respecto a nuestras propias formas de actuar en lo cotidiano. 

Pasé cerca de seis meses observando a mis congéneres hombres en diferentes situaciones: reuniones de amigos, reuniones de familia, partidos de fútbol, grupos de WhatsApp; observé también redes sociales y medios de información en general.  Comencé a identificar actitudes que refuerzan el machismo, la misoginia, la homofobia y la sexo compulsión. Fue un trabajo de observar, recoger y registrar.

Una vez concluido el recojo de consignas, elaboré una propuesta estratégica de comunicación y la validé con amigos/as y colegas que trabajan en derechos humanos y producción publicitaria.  El siguiente paso fue contactar a hombres identificados con las consignas, fue una etapa de mucha retroalimentación, un proceso muy creativo de construcción y diálogo.

Es importante remarcar que detrás de esta campaña está apenas la buena voluntad, compromiso y motivación de personas que le han dado su apoyo sin retribución económica alguna. Los 39 hombres que aparecen en la consignas, se sumaron con la mejor predisposición y convicción.

En cuanto al impacto que ha tenido, hay que tomar en cuenta que es difícil establecer una medición precisa pues requeriría algún tipo de retroalimentación sistematizada por parte de los hombres que han visto, compartido, comentado o incluso cuestionado las consignas.  Lo que sí puedo percibir, de forma muy empírica, es que el involucramiento de las mujeres ha sido mucho mayor en el efecto viral que las 41 consigas han generado.  Esto comprueba que los hombres estamos mucho menos involucrados en la reflexión y debate de nuestras propias conductas, situación que se explica por el hecho de vivir tradicionalmente en una cómoda posición de privilegios, de manera que la mayoría de los hombres interpreta que poner en cuestionamiento esa situación no conviene.

dilosiereshombreLa galería de consignas, a casi un mes semanas de haber sido publicada, ha sido compartida más de 1500 veces. Individualmente hay consignas que han sido compartidas más de 120 veces. Las réplicas y comentarios se han extendido a varios de los países de la región: Argentina, Chile, Perú, Colombia, Ecuador, Uruguay, Costa Rica, Honduras, Guatemala y México. Pablo Alvéstegui, comunicador social y amigo mío desde tiempos universitarios, creó un fan page que en menos de un mes ha alcanzado más de 1500 seguidores. Varias organizaciones feministas y activistas por la equidad de género y los derechos humanos han compartido y comentado la campaña, con opiniones muy positivas en general.

No hay duda que el impacto ha sido notable, pero más allá de ello, el reto mayor es pasar de lo virtual a lo real, del discurso a los hechos, pasar del “dilo si eres hombre” al “actúa si eres hombre”. El día que las consignas se vean reflejadas en los hogares, escuelas, universidades, oficinas y espacios públicos, con hombres cuyas acciones están libres de machismo, misoginia y homofobia, podremos decir que hemos aportado a una sociedad más justa y menos violenta.

Puedes ver todas las consignas creadas en este álbum y visitar la página en Facebook aquí.

Logo yoGobierno