Logo BID
  • Historias
  • Registro Universal
17 Ago 2015

¿Dentro de la sociedad sin haber nacido? República Dominicana (2/2)

Jean Pierre Mora Casasola | @jeanpierremora
Consultor /GobAPP - Laboratorio de Ideas BID

En la primera parte de esta reflexión hablamos sobre el subregistro (ausencia o registro tardío de un evento vital importante como una muerte o un nacimiento) y sus efectos en la población dominicana. Analizamos cómo el no contar con un certificado de nacimiento o una identificación trunca el acceso a derechos fundamentales de las personas, y de ese modo el ciudadano puede entrar en un estado de invisibilidad y exclusión social. En esta ocasión, veremos la situación de las declaraciones tardías y los esfuerzos del Gobierno con otros actores por registrar el nacimiento de todos sus habitantes.

¿Por qué alguien no inscribiría un nacimiento dentro de los primeros días de haber ocurrido? Las razones pueden ser muchas y de diferentes índoles, pero pongamos sobre la mesa un caso de ejemplo que sucede frecuentemente en la región. Hay una familia en una zona rural de muy limitados recursos económicos. Están por recibir un miembro más en el hogar, pero para el día del parto no cuentan con los medios necesarios para viajar a un centro de salud. Si no podían movilizarse el día del nacimiento, ¿será posible o prioritario hacerlo para la inscripción del mismo? ¡Imagínense sí el certificado tiene un costo adicional! Este es uno de los tantos panoramas que afectan a poblaciones vulnerables de la región.

 La lucha contra el subregistro en República Dominicana:

Un convenio entre la Junta Central Electoral (JCE), el Gabinete de Políticas Sociales del Poder Ejecutivo y el Banco Mundial en el 2005 presenta un hito importante en la historia de la lucha contra el subregistro en República Dominicana. Estas instancias se preocuparon por la falta de acceso de muchas personas a los programas sociales del Estado por no contar con un acta de nacimiento, precisamente son aquellos que provienen de los sectores económicos más deprimidos.

“El acuerdo tripartito fue con el propósito de asistir a las personas que calificaban para ser incluidas en los programas de asistencia social del Estado, pero que por falta de documentos no podían ser tomadas en cuenta, para que una vez documentadas por la JCE, se integraran con todos los derechos a la vida civil” -Junta Central Electoral.

La alianza permitió la creación de la Unidad de Declaraciones Tardías con el fin de que los ciudadanos puedan ser documentados aun después de muchos días, meses o años de haber ocurrido el hecho vital. Pero, ¿a partir de cuál fecha se considera la declaración de un nacimiento como tardía? Veamos lo que dice la JCE para tener una noción más clara:

 

Desde el 2007 hasta el 2013 se registraron un total de 378,040 declaraciones tardías, tanto por la unidad creada específicamente para ese trámite, como por las Oficialías de Estado Civil correspondientes. Lo anterior indica que el subregistro era una realidad y una necesidad muy latente en ese país. Probablemente, esa cantidad de personas lidiaron por mucho tiempo para poder ingresar al sistema educativo o participar de algún programa social del Estado, por mencionar algunos ejemplos.

La Unicef se unió a esta causa al identificar que el proceso de declaración tardía era más complicado que el registro oportuno (dentro de los 60 o 90 días establecidos), por lo que decidió ejecutar un proyecto para identificar y acompañar a niños en condición de subregistro, así como capacitar a más de 200 personas involucradas con la iniciativa. Además, se elaboró un manual de requisitos y procedimientos para atender las declaraciones tardías.

Parroquias y capillas aliadas contra el subregistro:

“Un milagro solo comparado a los sueños”.

Así describió el monseñor José Dolores Grullón la instalación de una Unidad Móvil de Declaraciones Tardías en Azua, según un boletín informativo de la JCE. ¿Es exagerada tal afirmación? No, al considerar que Dolores también dio testimonio de personas con infinidad de problemas por no contar con un certificado de su nacimiento y hasta el caso de un joven que se suicidó en el Municipio de Sabaneta por ese mismo inconveniente.

“El Obispo de la Diócesis de Azua, San Juan de la Maguana y Elías Piña, Monseñor José Dolores Grullón Estrella, informó que el número de personas sin declarar antes de que la Junta Central Electoral (JCE) iniciara los programas de declaraciones tardías era de un 34 %, número que ha sido reducido a un 8 %, equivalente a 36 mil personas”.

El mismo boletín cuenta sobre la labor de la Diócesis de San Juan de la Maguana por el registro de los nacimientos a través de un equipo estratégicamente distribuido en parroquias y capillas para cumplir con esa misión. No fue necesario el establecimiento de oficinas de la JCE en todos los rincones de las provincias, sino que las alianzas permitieron un mayor alcance de las declaraciones tardías, en esta oportunidad con la Iglesia Católicas dominicana.

Hasta aquí hemos dado un recorrido por los esfuerzos y alianzas del caso dominicano en el tema de declaraciones tardías y subregistro. Sin embargo, abrimos la conversación para pensar en otras soluciones creativas y posibles alianzas estratégicas. ¿Conoces otros ejemplos o soluciones? Si es así, no dudes en unirte a la conversación sobre #RegistroUniversal.

_________

En el marco del Fondo Canadiense para la Identidad Legal Universal en América Latina y el Caribe (CCR), YoGobierno.org abre la discusión sobre los registros, la identidad y su relación con el desarrollo. Si conoces alguna experiencia ciudadana, de los gobiernos u otras instituciones sobre el tema, envía historias, videos o ideas que tengas para mejorar estos procesos.

Estamos haciendo una recopilación de información sobre lo que se ha hecho y lo que falta por hacer en este tema. Puedes utilizar la categoría “Registro Universal” para enviar tu historia y el hashtag #RegistroUniversal para participar en la conversación en redes sociales.

Logo yoGobierno