Logo BID
  • Historias
  • Datos para el desarrollo
21 Oct 2015

Big data para disminuir embarazos adolescentes

Yadira Rodríguez Murcia

¿Qué tipo de información sexual busca un adolescente en Internet? ¿Es esta información de calidad? ¿Cuáles son los mensajes sobre anticoncepción que reciben? ¿Sería posible analizar el comportamiento digital para enviar mensajes de prevención y disminuir embarazos juveniles? Identificar hábitos y problemas sociales es uno de los usos de Big Data, según el Panel de las Naciones Unidas sobre la Agenda Post-2015[1]. Las preguntas planteadas en este artículo podrían ser la base para una discusión sobre Big Data para el desarrollo en términos de género, salud y juventud. La cantidad de información sobre sexualidad generada por los mismos usuarios podrían ser parte de la solución.

Los embarazos adolescentes en Latinoamérica han alcanzado la tercera parte de la región y 20% de ellos, corresponde a niñas menores de 15 años.[2] Según un estudio de Unicef y Plan Internacional, las tasas de fertilidad adolescente en la región de América Latina y el Caribe no han descendido en la misma proporción que en el resto del mundo y se estima que serán las más altas en los próximos años.

En general, las niñas que quedan embarazadas tienen menos probabilidades de ejercer sus derechos de educación y salud y tienden a generar más pobreza. Es decir, tenemos un problema que puede ser tanto causa como consecuencia de los problemas de desarrollo en la región.   Entre las razones del embarazo a temprana edad están la falta de información, la falta de oportunidades, expectativas sociales y la violencia sexual.

Respecto a la falta de información, Internet se considera como una de las fuentes preferidas por los jóvenes para informarse sobre temas relacionados con el sexo, los anticonceptivos o las enfermedades de transmisión sexual. El anonimato y la falta de confianza con otros para tratar el tema podría ser una razón justa. Pero, ¿qué tipo de información encuentran estos adolescentes en Internet? Especialistas participantes del 41 Simposio organizado por la Fundación Dexeus Salud de la Mujer, alertaron sobre la falta de veracidad y calidad de la información que los adolescentes encuentran.[3]

La información ronda en redes sociales, blogs, buscadores, páginas web con poca rigurosidad en su contenido y banalización de los temas. Usar Big data le daría, en tiempo real a los gobiernos, herramientas de toma de decisiones para focalizar nuevas campañas de sensibilización, mensajes de comunicación, acciones, políticas y programas de salud sexual.

Tres posibles enfoques en el uso de Big data para reducir embarazos adolescentes: 1) identificando patrones de búsqueda, preguntas, sitios consultados, foros públicos, entre otros, para hallar tendencias y un panorama sobre las inquietudes adolescentes. 2) Si los adolescentes hablan en la red y tienen preguntas particulares, esta información podría servir a los gobiernos para tomar decisiones innovadoras, ampliando el espectro de la repartición de preservativos en colegios o superando barreras culturales que consideran el tema como tabú. 3) Usar Big data para contrarrestar una de las razones del embarazo adolescente –falta de información- podría llevar a descubrir formas de enfrentar las otras razones relacionadas con la falta de oportunidades, expectativas sociales y la violencia sexual.

Si Big Data es usado hoy día por empresas comerciales para conocer las preferencias de los jóvenes en zapatos, comida y lugares, la relevancia debería ser mucho mayor para usar datos masivos en la reducción los embarazos adolecentes y mejorar vidas en nuestra juventud.

 

[1] http://blogs.iadb.org/abierto-al-publico/2014/04/28/10-maneras-para-mejorar-nuestra-calidad-de-vida-usando-big-data/

[2] http://www.unicef.org/lac/UNICEF_PLAN_embarazo_adolescente_2015.pdf

[3] http://www.elperiodico.com/es/noticias/gente-y-tv/expertos-avisan-que-toda-informacion-sexual-que-hay-red-cierta-3665918

 

 

Logo yoGobierno